Poesia

La serpiente de la muerte
cambia de piel
vuelve a la madriguera
de las almas olvidadas
para poder
reptar otra vez
por el mundo
de los vivos
sin ser vista
La serpiente de la muerte
divaga por el gran cañón
por donde baja la verdad
ahogada por un caudal
de mentiras que se pierden
en el mar de la vida
La serpiente de la muerte
sigue el rastro
de todos aquellos que dejaron
su veneno sobre la Tierra madre
La serpiente de la muerte
va en silencio
hasta llegar al cementerio
donde los cadáveres
ya no conservan sus rostro
Y sin abrir los ojos
saca sus dientes
y muerde a todos aquellos
que ya nunca recuperarán sus cuerpos
por qué sobre sus huesos
se puede sentir
lo que fueron
y lo que hicieron aquí…

ANTONIO DE HARO PÉREZ