Poesia

Pirómana de mis manos
que con tu tacto haces
cenizas la punta de mis dedos
que se sellan como herraduras
al fuego de tu piel.
Salvaje mundo
que enredas en tu pelo
el brillo de mi mirada
en esos momentos
que nos perdemos
en la selva del sexo.
Siendo a la misma vez
cazadores y presas
con los disparos
que guían nuestros besos.
Muñeca de cera
que abres el recreo
de mis juegos
con tu cuerpo
mientras tú
te entretienes con el mío.
Ama sin llaves
de todo lo que quiero
de todo lo que posee
mi vida.
Carcelera sin barrotes
ni rejas
que me das la libertad
cuando conmigo estás.

ANTONIO DE HARO PÉREZ