Poesia

Me manejo sobre tu piel como el viento acaricia las ramas de los árboles del bosque en el que lo más profundo está en la claridad de tus ojos
Veo un horizonte de papel en el que escribo un mundo de colores y tú eres el centro de él
Corro hacia él y mis piernas entran en la relajación del amor cuando tu sonrisa está tan cerca que solo tú tienes el poder de cerrar todas mis heridas que hay abiertas sobre mi pecho, desde que fui el prisionero de aquella batalla en la que perdí mi tiempo, mis momentos y entré en el abismo de lo prohibido sin permiso de mi conciencia
Y hoy siento todo lo que un día fui cuando aún solo eras un sueño y yo la irrealidad de tu vida
Hoy vuelve a renacer mi alma presenciando el presente de mi vida, tan solo con verte detrás de aquel bosque en el que el aire lo abanicaba y yo me deslizaba sobre tu piel.

Antonio de Haro Pérez