Poesia

Suda el sol
hay baile de disfraces
en los viejos suburbios
en los que se ahogan los nados
de los indignados.

Las sombras del poder
blanquean su dinero
sin vergüenzas y con sinvergüenzas.

Un dia roto
llama a la puerta del jubilado
pidiendole el paro.

Tan claro es el día
como vagos se convierten
los días.

En un país
donde el teatro y la corrupción
son obligaciones para
poder pasar el rato.

ANTONIO DE HARO PÉREZ