Poesia

Tengo mis parpados
pegados a tu espalda
Las sombras de la virtud
vagando por tu silueta
Una cometa que el viento abandonó
guiando a tu mirada
por los suaves montes
de mi porvenir
que se pierden bajo tu falda
Tengo la nobleza del cielo
Los restos del jardín
donde duerme el aroma del arco iris
sobre las sábanas mojadas
que acarician a tu piel
Un millón de besos
perdidos sobre el mar de tu cuerpo
Tengo la alegría
aplaudiendo a mi razón
La sonrisa del alma
abrazándote con pasión
Y el sabor de tus labios
abriendo las puertas de mi corazón
Esta noche enamorada
en la que el universo enciende
las velas de la vida
antes que vuelvan a dormir mis sueños
sobre la almohada de tu amor.