Poesia

Se iban tocando las palabras
por encima de los muros del destino
Un Alce robó la Navidad
seduciendo a la ilusión
Dos gaviotas le quitaron las olas al mar
con tan solo su volar
La brisa secuestró a los colores
escondida en la mañana
El viento se llevó los aromas
al cielo del pasado
Todo fue triste
En ese día
en el que el hombre
quiso ser más que Dios.

Antonio de Haro Pérez