Poesia

La noche tartamudeaba por las esquinas donde los gatos marcan sus territorios.
Una pareja andaba sin prisas bajo los suspiros de las estrellas.
El silencio se hundía en sus pieles.
Un solo beso marcaba sus caminos.
Los sueños se acostaban sobre sus ojos.
Un ladrón sin sentimientos merodeaba por sus pechos sin ver lo que en ellos se escondía.
Un duende guardaba lo que sus corazones creaban.
El espíritu de la Navidad los acompañaba.
En esos momentos en el que el amor no necesitaba más que creer el uno en el otro.

ANTONIO DE HARO PÉREZ

“SI MUCHAS VECES SABES CONFIAR PODRÁS SER CORRESPONDIDO.” FELIZ NAVIDAD