Poesia

Rosas negras
plantadas
en los recuerdos
en el día que
se fueron
los difuntos besos.

Labios de carmín
ardiendo
entre las palabras
sin acuerdos
que viven
en los fugitivos deseos.

Magia sin gloria
que atormenta
al truco de la memoria
cuando algo desaparece
y ya nunca aparece
detrás de tu mirada.

Saltos de cama
que endurecen
al corazón
con la extraña
nobleza del desamor
con sábanas sin dueño.

Principiante
de tus principios
que te perdiste
en tus andares
antes de encontrar
la alcoba del sexo.

ANTONIO DE HARO PÉREZ