Poesia

He ido a cogerte flores

mientras el sol dejaba pasar sus rayos

entre las ranuras de aquel banquillo

donde te cogí de la mano

y te prometí amor eterno…

 Me paré enfrente de él

y no pude contener una lágrima

que más que mía era tuya

por ese amor recibido en todos estos años…

Donde nunca he tenido dudas ni lagunas algunas

para agradecerte todo lo que has hecho por mí…

Que ha sido tan hermoso y sincero

que hasta el amor engrandeces

Mujer, amiga, compañera y devoción de mi vida…

 

Antonio de Haro Pérez